aston martin

  • Estimados lectores,

    Aston Martin y Goodwood están relacionados indisolublemente, con la querida marca británica disfrutando aún de un éxito estelar en la época de gloria del circuito de West Sussex, en Inglaterra.

    Esta temporada, en la que se cumplen 70 años de autos de la marca compitiendo en Goodwood y 60 años de su memorable victoria en Le Mans, Aston Martin es la constructora homenajeada a través de la gran escultura central, que se eleva treinta metros en el aire y culmina con la silueta de uno de los más celebrados autos sport de su catálogo histórico, el DBR1.

    En tierra firme, hace agua la boca el conjunto de máquinas que visitan la historia completa de la casa británica, puestos en exhibición estática o bramando al trepar la famosa colina. El asunto va desde “La Arveja Verde”, el modelo 11 HP de 1922 que perteneció al Conde Louis Zborowski, al DBR4, el arma de Aston Martin para la temporada 1959 de la Fórmula 1, pasando por tres prototipos o el actual GT que compitió recientemente en la súper temporada 2018-2019 del WEC.

    Diversos pilotos “de época” se han vuelto a reunir con sus antiguos compinches, como por ejemplo el piloto y diseñador Ray Mallock que sobrevivió a algún susto en la curva Molecomb a bordo del Nimrod-Aston Martin C28 con la librea de Bovis, auto con el cual compitió en el Campeonato Mundial de Resistencia en las temporadas de 1982 a 1984. El conocido vendedor y piloto Gregor Fisken también tuvo acción a los mandos del glorioso DBR9 de 6 litros del equipo oficial, con el que disputó la edición 2007 de Le Mans.

    La edición 2019 del Festival of Speed comenzó el jueves 4 de julio y culminó el domingo 7 de julio.

    Prensa Goodwood

    imageimageimageimageimageimageimageimage

  • Estimados lectores,

    Un ícono británico diseñado por Aston Martin a finales de la década de los años setenta para mostrar las capacidades de sus nuevas dependencias de ingeniería será restaurado por CMC (Classic Motors Cars), en Bridgenorth, Inglaterra.

    El Aston Martin Bulldog, diseñado por William Towns, es un «one-off» que Aston Martin pergeñó para demostrar que no sólo se trataba de una pequeña compañía de renombre gracias a sus productos casi artesanales sino por su departamento de ingeniería de clase mundial.

    Aston Martin esperaba que el auto fuera capaz de superar las 200 millas por hora (320 km/h), para así convertirse en el auto de producción más veloz de su época. Sin embargo, las pruebas y el desarrollo fueron interrumpidos cuando este bólido ya tenía una marca de 191 millas (305 km/h) en las pruebas desarrolladas en la pista de MIRA, al tomar Victor Gauntlett el control de la compañía en el año 1981.

    Ahora CMC comenzó a restaurarlo en un proceso que irá hasta la última de sus tuercas y tornillos y demandará un lapso de 18 meses, y a partir del cual su actual propietario intentará superar la barrera de los 320 km/h para luego llevarlo de gira por eventos alrededor del mundo.

    Nigel Woodward, director de CMC declaró: «queremos regresar a este one off a su configuración original, pero deberemos incorporar componentes y tecnología más moderna para mejorar la confiabilidad de este automóvil. En general queremos mantener la arquitectura técnica y la apariencia del auto». Woodward profundizó sobre el asunto: «por el momento, estamos comprobando que nada funciona en el auto y estoy seguro que mientras avancemos en el proceso encontraremos todo tipo de desafíos. Tenemos un enorme archivo de documentos del auto y estamos trabajando con los ingenieros que originalmente construyeron este auto. Aun así nos gustaría saber mucho más sobre él, como quién fue el que cambió el color del auto del blanco y gris original al verde, cuándo le instalaron carburadores, etc».

    Un equipo de ocho personas están trabajando en la restauración del vehículo y uno de los más grandes desafíos será la provisión de partes, contemplando la posibilidad de fabricarlas en las instalaciones de CMC en el caso de no encontrarlas en el mercado, considerando que el Bulldog es un «one-off».

    Prensa CMC

    imageimageimageimageimageimage

  • Estimados lectores,

    Aston Martin, en colaboración con EON Productions, productora de las películas de James Bond, ha anunciado que va a desarrollar una edición limitada a 28 unidades de un modelo inspirado en el DB5 protagonista de la película Goldfinger, estrenada en 1964.

    El presidente y consejero delegado de este fabricante británico, Andy Palmer, dijo sentirse muy orgulloso de la conexión existente entre Aston Martin y James Bond. Pese al paso de los años, el DB5 se mantiene como el auténtico modelo de James Bond pese a que a lo largo de las películas que se han producido del personaje se hayan utilizado otros coches e incluso otros modelos de Aston Martin.

    Los 28 ejemplares tendrán el mismo color plateado “Silver Birch” y eso no es todo: también vendrán de serie con algunos de los gadgets del auto de la película. Eso será un trabajo de Eon Productions, la compañía propietaria de la franquicia de James Bond, y de Aston’s Q, la división de vehículos especiales de la automotriz británica

    Como señaló Palmer al anunciar la producción de estas 28 réplicas, "la propiedad de un Aston Martin DB5, de color Silver Birch, repleto de gadgets y fabricado con los más altos estándares, en la misma fábrica que los coches originales de James Bond, ha sido durante mucho tiempo la aspiración de los fans de James Bond y una fantasía para muchos coleccionistas" que, añadió, tendrán que esperar hasta 2020, año en el que se entregarán las primeras unidades.

    Esta nueva edición del Aston Martin DB5 recuperará todas las características del legendario vehículo que se utilizó en la película Goldfinger y que fue fabricado en la planta Aston Martin Works, en Newport Pagnell, la casa original de este automóvil en esta población cercana al circuito de Silverstone.

    Entre el equipamiento que llevaba para la película, y que se mantendrá en las 28 réplicas, se encuentran las placas de matrículas giratorias para poder elegir entre tres de ellas, las ametralladores bajo los faros delanteros, el sistema de lanzamiento de bombas de humo, chorros de aceite por la parte posterior, así como la pantalla antibalas para proteger la parte posterior del coche. Todo esto dirigido por medio de toda una serie de interruptores en la consola central.

    De las 28 unidades que se producirán, Aston Martin se guardará uno para su museo. Eón Productions se quedará con otro ejemplar. El tercero será subastado a beneficio.

    Las restantes 25 unidades se venderán a clientes de la marca. Su precio de lista será de 3,5 millones de dólares, sin impuestos.

    Welcome home, Mr Bond!

    imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage

Semanal Clásico

Semanal Clásicos es la web Nº1 en español dedicada al mundo de los coches Clásicos y Sport. Más de 12 años publicando toda la actualidad del motor clásico, hecha por apasionados para apasionados gracias a un equipo de colaboradores todo terreno. 

Esperamos que la disfrutes y nos sigas cada semana aquí en SemanalClasico.com.

Dónde estamos
Calle Bailén 45, Rubí, Barcelona
640 205 472
redaccion@semanalclasico.com

Sign in to your account

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando aceptas su uso. Política de Cookies