Maserati 8CTF y su triunfo en Indianápolis hace 80 años

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Pin It

Estimados lectores,

Maserati celebra el octogésimo aniversario de la magnífica victoria de la Maserati 8CTF (Testa Fissa) en las 500 Millas de Indianápolis. El domingo 30 de mayo de 1939, la Maserati 8CTF con Warren Wilbur Shaw a los mandos cruzaba la línea de meta tras una carrera de 4 horas y 20 minutos, a una media de más de 115 millas por hora (más de 185 km/h). Todavía en la actualidad Wilbur Shaw, piloto de Indiana, está entre los 5 pilotos con más victorias de la historia en Indianápolis con 3 victorias (1937, 1939 y 1940, las últimas dos ediciones a bordo de una Maserati 8CTF) y 3 segundos puestos (1933, 1935 e 1938) para un total de 13 participaciones.

Para Maserati no era ésta su primera experiencia americana: ya al inicio de la década de los años treinta, Alfieri Maserati había sido invitado por promotores para asistir a alguna carrera en el norte del continente. Más tarde, la cesión del paquete accionario de la empresa al Grupo Orsi, en mayo de 1937, permitió a los hermanos Maserati poder concentrarse en el desarrollo de nuevos vehículos de competición. La autoridad deportiva internacional del momento había establecido modificar el reglamento técnico para los vehículos de Gran Premio: a partir de 1938 se introducirían normas más restrictivas y la cilindrada dejaría de ser libre, regulándose en función del peso del vehículo, hasta un máximo de 3.000 cc para los motores con compresor. Ernesto Maserati, basándose en esta nueva normativa, apostó por el desarrollo y realización de un nuevo vehículo denominado 8CTF.

El chasis recurría a la clásica estructura de los monoplazas de la época, con dos largueros con secciones de acero y travesaños, un motor de 8 cilindros verticales en línea en dos grupos de 4 cilindros en un monobloque fundido con la tapa, de ahí la sigla 8CTF: 8 cilindros, tapa fija. La cilindrada era de 2991,4 cc, la relación de compresión de 6,5:1 y la alimentación era forzada, con dos carburadores y dos compresores volumétricos. La distribución era de dos válvulas por cilindro en V de 90° y dos árboles de levas a la cabeza.

La Maserati 8CTF llegaba a Indianápolis tras haber participado en algunas carreras en 1938, donde ya había demostrado su gran potencial: el Conde Carlo Felice Trossi había conducido en punta algunas vueltas en el GP de Trípoli y había conseguido la pole position en la Copa Ciano. El mítico Luigi “Gigi” Villoresi había conseguido la vuelta rápida en la Copa Acerbo. Estos resultados habían atraído a diferentes clientes para solicitar la compra del vehículo. Fue así como Maserati cedió a la escudería estadounidense de Chicago, Boyle Racing Headquarters, propiedad del irlandés Michael Joseph “Mike” Boyle, una Maserati 8CTF. Boyle, apasionado por el automovilismo desde pequeño, tenía como objetivo ganar la carrera más famosa de Norteamérica, las 500 Millas de Indianápolis, con un vehículo financiado por él y gestionado por su escudería. Antes de comprar la Maserati 8CTF, Boyle había participado en diversas ediciones de la carrera con otros vehículos: Summers, Cooper, Smith, inscritos en cada caso como Boyle Products/Henning, Boyle Motor Products, IBEW Boyle Racing, pero siempre con escasa fortuna.

Al principio del 1939 el team manager de los equipos de Boyle, Harry W. “Cotton” Henning, llegó a Bolonia para comprar en Maserati un ejemplar del 8CTF. El vehículo, una vez llegado a América, fue preparado para la carrera con un rodado mayor y neumáticos Firestone y se pintó con las líneas de color amaranto que caracterizaba al Boyle Racing Headquarters. Inscripto como “Boyle Special”, se confió la conducción a Warren Wilbur Shaw quien, el 30 de mayo de 1939, tras partir en el tercer lugar de la parrilla obtenido a casi 129 millas por hora (unos 207,7 km/h), consiguió la victoria tras rodar 51 vueltas en punta después de una dura lucha con el Stevens-Winfield de Louis Meyer y el Adams-Sparks de Jimmy Snyder. Para Maserati se trataba de una victoria histórica, pues desde 1919 ningún vehículo europeo había vencido en el óvalo de Indiana.

El triunfo de 1939 otorgó gran notoriedad a Maserati en el plano internacional y en la posterior edición de las 500 Millas de Indianápolis, además del vehículo de Shaw, se inscribieron otros 3 ejemplares de la “Casa del Tridente”. Wilbur Shaw se impuso también en la edición de 1940, confirmando así la gran superioridad del 8CTF por su velocidad, confiabilidad en larga distancia y gran comportamiento en pista. Estas victorias sobre el histórico circuito estadounidense dieron un enorme prestigio a la marca, incrementado por el hecho de que en la postguerra los 8CTF, con colores típicos americanos, fueron protagonistas no sólo en el óvalo de Indiana sino también en todas las pistas ovales de los Estados Unidos.

La extraordinaria carrera del 8CTF, una de las más largas y gloriosas de la que pueda jactarse un monoplaza de competición, terminó en 1950 después de que Bill Vukovich no se clasificara en las 500 Millas de Indianápolis de ese año (el mismo piloto ganaría las ediciones 1952, 1953 y 1954 de las Indy 500 y moriría en un accidente disputando la edición 1955).

El HVA (Historical Vehicle Association) de los Estados Unidos en el 2014 ha registrado al legendario Maserati 8CTF como el primer automóvil no americano en entrar de forma permanente en los anales de la Biblioteca del Congreso de EE.UU. Registrado entre los “Standard for Heritage Documentation” del Ministerio de Interior, la documentación forma parte del NHVR (National Historic Vehicle Register) y del HAER (Historic American Engineering Record).

Uno de los tres ejemplares construidos, con el número de bastidor 3032, el ejemplar con el que Wilbur Shaw triunfó en las 500 Millas del 1939 y del 1940, ha sido acondicionado con el diseño de aquellos días de gloria y está actualmente expuesto en el Indianapolis Speedway Museum.

Destacamos también que las tres 8C TestaFissa construidas existen todavia (s/n 3030, 3031 y 3032, la de la foto). Las tres comenzaron su vida como auto de Gran Premio y las tres pasaron por Indianapolis, con una enorme vida util (la s/n 3031 corriò hasta el 1953 en Indy). La 8C 3035 reside en Alemania en orden de marcha y la 3034 fue desmontada en una universidad de EEUU para estudiar la aleación de su chasis.

Prensa Maserati y datos del Sr. Rivas.

imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage

 

 

Semanal Clásico

Semanal Clásicos es la web Nº1 en español dedicada al mundo de los coches Clásicos y Sport. Más de 12 años publicando toda la actualidad del motor clásico, hecha por apasionados para apasionados gracias a un equipo de colaboradores todo terreno. 

Esperamos que la disfrutes y nos sigas cada semana aquí en SemanalClasico.com.

Dónde estamos
Calle Bailén 45, Rubí, Barcelona
640 205 472
redaccion@semanalclasico.com

Sign in to your account

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando aceptas su uso. Política de Cookies